Ex ministro de economía conversó con los alumnos de Ingeniería Comercial

Félix de Vicente repasó su vida como emprendedor y trayectoria en el servicio público.

“El emprendimiento es la clave para el desarrollo de un país”, destacó el ex ministro de economía, Félix de Vicente, a los alumnos de Ingeniería Comercial de la Universidad del Desarrollo.

Asimismo, recalcó que “el emprendimiento va de la mano con la economía del país”, y que debido a esta razón el número de emprendedores disminuyó en mayo. A su modo de ver, el principal problema que existe en Chile es el acceso al financiamiento por parte de los emprendedores.

En la charla, repasó su trayectoria como emprendedor y contó los desafíos a los que se tuvo que enfrentar. Su primer negocio fue una fábrica de puertas Beagle Doors, que luego fue vendida a un grupo estadounidense. Tras esto, junto a Ignacio Cueto, se embarcó en la empresa proveedora de equipamiento para cocina The Kitchen Center.

Durante la administración del ex Presidente Sebastián Piñera, fue Director de Promoción de Exportaciones (ProChile), entidad dependiente del Ministerio de Relaciones Exteriores, cargo que desempeñó hasta mayo del 2013 cuando asumió como Ministro de Economía, Fomento y Turismo, labor que cumplió hasta el término del gobierno.

En su paso por ProChile logró ahorrar más de dos millones de dólares, dinero que posteriormente fue entregado para apoyar a emprendedores chilenos.

Destacó la importancia de las oficinas de ProChile en el mundo, “es la institución encargada de promover las exportaciones de productos y servicios del país, además de contribuir a la difusión de la inversión extranjera y al fomento del turismo”, señaló De Vicente.

Como ministro de economía desarrolló actividades y proyectos pro emprendimiento. Un ejemplo de esto es Start –Up Chile, programa que busca atraer emprendedores de clase mundial en fase temprana para que inicien sus negocios en Chile, fortaleciendo el entorno del emprendimiento, apoyando la cultura de la innovación en nuestro país, y conectándolo con el mundo.

Compartir