Exitoso debate sobre la legalización de las drogas

Ricardo Lagos Escobar y Klaus Schmidt-Hebbel se enfrentaron al equipo formado por Robert Bonner y el Dr. Ronaldo Laranjeira en el formato Intelligence Squared (IQ2).

 

“El mundo tiene que legalizar las drogas” fue el título del debate organizado por la Red de Alta Dirección (RAD) de la Universidad del Desarrollo (UDD) que se realizó ayer 11 de noviembre, bajo el formato del exitoso foro británico Intelligence Squared (IQ2), en su segunda versión.

El primer equipo integrado por Ricardo Lagos Escobar, ex Presidente de la República y presidente de la Fundación Democracia y Desarrollo y el ex economista, jefe y director del Departamento Económico de la OCDE, Klaus Schmidt-Hebbel, defendió la premisa sobre que sí hay que legalizar las drogas en Chile.

El otro bando estuvo conformado por el ex administrador de DEA y ex comisionado de U.S. Custom and Border Protection, Robert Bonner y el coordinador general del Instituto Nacional de Políticas Públicas para el alcohol y otras drogas en Brasil, Dr. Ronaldo Laranjeira. Ambos en contra de la legalización.

Cada debatiente pudo intervenir durante 6 minutos y así exponer sus ideas. El moderador fue la conductora ancla de BBC World News, Zeinab Badawi.

Lagos comenzó su intervención, aclarando que está en contra del consumo de drogas ya que es dañino para la salud del ser humano. Y continúo su exposición preguntando: ¿cómo hacemos para prevenir  esto?, afirmando que la guerra contra el narcotráfico está perdida y que las actuales medidas que se han implementado para combatirlas no están dando resultados.

“En el mundo de hoy el consumo ha crecido a niveles increíbles, por ejemplo el opio y la cocaína aumentaron de 13 a 17 millones de consumidores en 10 años, la marihuana aumentó en un 8%. Creo que el paradigma está fallando y este es un negocio enorme en esta parte del mundo y el consumo está ocurriendo en la parte desarrollada”, expresó Lagos

El ex jefe de Estado explicó que la política no está en prohibir la legalización, sino en que se debería reducir el consumo y el elemento clave para ponerla en marcha  está en la regulación y en desarrollar un “paquete de medidas” que apoyen a los jóvenes y adictos. “Después de hacer todo eso, estaremos en condiciones de decir: ahora intentemos legalizar al menos la marihuana”, destacó.

Luego vino el turno del ex administrador de DEA, Robert Bonner quien sostuvo que sería un error muy serio que en Chile o en cualquier país se legalizaran las drogas.

“La primera razón para oponerse, es que esto llevará a un aumento sustantivo en el número de personas que se hacen adictos y es solamente razonable que si las drogas adictivas están más accesibles y a menor precio, más personas –y sobre todo jóvenes- las usen. Ustedes tienen que preguntarse: ¿quieren una nación de drogados?”, enfatizó.

Asimismo,  agregó que la legalización de la fabricación, importación y venta no terminará con la violencia ni desarmará los carteles. “Las organizaciones criminales simplemente continuarán vendiendo drogas”.

El ex economista, jefe y director del Departamento Económico de la OCDE, Klaus Schmidt-Hebbel, coincidió con la premisa del ex mandatario afirmando que “hemos perdido en la guerra mundial contra las drogas”.

En primer lugar se refirió a que los recursos en políticas públicas son los más costosos, que los mercados negros han crecido y el consumo de drogas duras y blandas ha aumentado, que lo precios han bajado en un 80%, que cada año salen al mercado nuevas drogas sintéticas y que el crimen es mayor en países que son productores, como por ejemplo México.

Luego recordó, la masacre ocurrida hace pocos días en este país y enfatizó en que “si las drogas hubieran sido parcialmente legales, el alcalde de ese pueblito no hubiera sido corrompido por las pandillas y no hubiera indirectamente asesinado, a través de la policía y las bandas narcotraficantes, a esos jóvenes”.

“Lo que requiere el mundo es una legalización gradual de muchas drogas, complementado con rehabilitación y control”, expresó el economista en sus últimos minutos de exposición.

Por último, fue el turno del doctor Ronaldo Laranjeira, coordinador general del Instituto Nacional de Políticas Públicas para el alcohol y otras drogas en Brasil, quien se manifestó en contra de la premisa, señalando que la legalización sólo aumenta el número de usuarios adolescentes, disminuye el precio de la droga y aumenta el mercado negro para los menores de edad que no pueden acceder “debemos tener un control muy fuerte, con un programa de prevención y tratamiento para los chicos que consumen y sus familias”, enfatizó.

Al encuentro -realizado en el Centro de las Artes- asistieron autoridades de la Universidad del Desarrollo, especialmente de la Red de Alta Dirección de la Facultad de Economía y Negocios y destacadas personalidades del mundo empresarial.

Al final del debate, los asistentes debieron votar nuevamente por si estaban a favor, en contra o indecisos sobre el tema planteado y se compararon estos resultados con los obtenidos al inicio. El equipo vencedor fue el compuesto por Lagos y Schmidt-Hebbel a favor de la legalización en Chile con un 52%, luego un 38% de los asistentes declararon estar en contra y un 10% expresó no saber por cuál premisa votar.

Compartir