El perfil del emprendedor feliz en Chile

Principalmente, son mujeres (56%), casadas, de 45 años, con dos hijos, en promedio (…) con estudios universitarios, ingresos familiares medio-altos y emprendedoras establecidas.

Por Katherina Kuschel

Un estudio de la Universidad del Desarrollo, en colaboración con Asociación de Emprendedores de Chile -Asech– y Mujeres Empresarias, llevado a cabo en Chile durante 2013-2014 comparó los niveles de felicidad entre diferentes grupos de trabajadores, y entre ellos, 207 emprendedores o empleados por cuenta propia.

La “felicidad” es un estado mental temporal y que varía según cada individuo. En ciencia se mide por la “escala de satisfacción con la vida” (Diener, Emmons, Larsen, y Griffin: 1985). Se pidió a los participantes que valoraran ítems como; “si volviese a nacer, no cambiaría casi nada de mi vida”, y “las condiciones de mi vida son excelentes”, en escala de nivel de acuerdo.

El perfil del emprendedor más feliz se construyó en base al cuartil (25%) de los emprendedores con mayores niveles de felicidad. Principalmente son mujeres (56%), casadas, de 45 años y con dos hijos en promedio.
Ellas poseen estudios universitarios, e incluso a nivel de magíster, y tienen ingresos familiares medios-altos.

Además, son “emprendedoras establecidas”, es decir, sus negocios llevan más de 3,5 años en marcha. Ellas reportaron altos niveles de recursos personales (alta satisfacción con la conciliación trabajo-familia, gestiona muy bien trabajo y familia, trabaja y desarrolla estrategias para conciliar, alta autoestima y es muy optimista).

Asimismo, demuestran altos niveles de recursos laborales (perciben un clima laboral que promueve conciliación trabajo-familia, perciben apoyo de colegas, seguridad laboral, alta autonomía para realizar sus trabajos dónde y cómo quieran, y flexibilidad horaria). Por otra parte, reportan bajos niveles de demandas laborales (no se requiere de su presencia física para que el negocio funcione, y sienten que les alcanza el tiempo para realizar sus tareas laborales).

Por el contrario, el cuartil menos feliz, correspondía a emprendedores hombres (56%), solteros o separados, 43 años en promedio, sin hijos, y en etapas tempranas del negocio (menos de 3,5 años de antigüedad del negocio) y con ganas de dejar dicha actividad. Además, reportaron bajos niveles de satisfacción trabajo-familia.

Estos resultados sugieren que la felicidad de los emprendedores chilenos está estrechamente relacionada al equilibrio entre dos grandes proyectos vitales: un negocio y familia consolidados.

Compartir