Bomba en el Club de Toby

Por Gonzalo Jiménez

En un contexto más que oportuno, la Superintendencia de Valores y Seguros abrió a consultas una iniciativa para fortalecer los gobiernos corporativos, alentando una mayor transparencia en la relación de los directores de empresas con sus stakeholders, más información y más control.

Tras sucesivos gates destapados recientemente es alentador que se reconozcan vacíos y se dé un paso adelante con medidas para evitar nuevos escándalos (y evidenciar aquellos que aún no se destapan). También, que se asuma que la autorregulación no ha ocurrido por sí sola y que los gremios empresariales tienen la oportunidad de hacer de las buenas prácticas su primera bandera: no basta con la legislación, ni la legitimidad; hay que construir un legado social.

Para un investigador de los gobiernos corporativos, la información que se espera entreguen las compañías parece un sueño hecho realidad: transparentarlo todo incluso las etnias y religiones de cada director. Sin embargo, varios son también los aspectos que llaman la atención sobre ei anuncio de la SVS. Primero, resulta curioso que el estándar que estas medidas quieren imponer sea superior al mundo público: ni diputados, senadores, ministros, ni los primeros hijos de la República cumplen hoy tal nivel de transparencia. La posibilidad que cada director contrate asesores externos para una mejor toma de decisiones puede ser altamente costosa y compleja de implementar, debido al fuerte cambio cultural que representan para las habituales prácticas de los directorios, que funcionan hacia adentro. En otras palabras, esta puede ser una verdadera bomba al Club de Toby. Sus miembros suelen mirar para el lado ante conflictos de interés y no logran hacerse la idea de incorporar a más Lulú a su staff. Cual sea el destino de estas medidas, es alentador que se comience a pensar en mejoras para nuestros gobiernos corporativos. Es clave que el cambio que implican venga aparejado de un ajuste similar en el mundo público, para que la mesa de Toby no siga coja. Cual sea el destino de estas medidas es alentador que se comience a pensar en mejoras para nuestros gobiernos corporativos. Gonzalo Jiménez Seminario Presidente de Proteus Management Consulting Director Centro de Familias Empresarias & Empresas Familiares y Profesor Cátedra Jaime Said de María UDD.

Compartir