Golpe a la equidad

Por Cristián Larroulet:

No hay duda que la sociedad chilena aspira a una sociedad más justa y con mayor igualdad de oportunidades. Desgraciadamente con las políticas del actual Gobierno estamos retrocediendo: los más vulnerables están siendo más afectados porque el IPC de los pobres subió un 6,2% en los últimos 12 meses según el cálculo del Centro de Estudios en Economía y Negocios de la UDD. Situación agravada por la débil generación de nuevos trabajos del último tiempo.

Asimismo, la encuesta del mes de marzo de la Universidad de Chile reveló que el desempleo del decil más pobre subió desde 16,7% el 2014, a 22,3% un año después. En suma, habíamos logrado que la pobreza bajara de 11,4% el 2009 a 7,8% el 2013. Lamentablemente, es muy probable que ella vuelva a aumentar cuando se mida a fines del 2015.

Este golpe a la equidad social no solo se debe a los impactos en el alza de precios, el empleo y el bajo crecimiento, también es consecuencia de las equivocadas políticas en el área de la educación, las que tendrán un fuerte impacto en el largo plazo. En efecto, la gratuidad en educación superior va a hacernos retroceder ya que significa otorgar más recursos a los más ricos. Hoy la cobertura universitaria del quintil más rico es 61,6% y en el más pobre es 21,2%. Por lo tanto la gratuidad significa entregar alrededor de 3 veces más recursos a los sectores de más altos ingresos en relación a los más necesitados. Pero, no solo eso ya que nos va a impedir destinar más recursos a la educación prebásica y escolar para aumentar las posibilidades de acceso futuro de los más vulnerables a la Educación Superior. Expertos calculan que el costo de gratuidad en la Educación Superior para el 20% más rico es de alrededor de US$1.500.- millones. Con esos recursos se podrían hacer más programas que benefician a los más necesitados mejorando la distribución del ingreso.

Compartir