Ciclo “Diálogos Economía del Futuro” sobre formación de competencias laborales para el siglo XXI

El mayor activo de un país es el talento de su población, pues permite impulsar el bienestar de la sociedad. Un buen sistema de educación y capacitación debería contribuir a la construcción de trayectorias laborales que aumenten exponencialmente la productividad de una economía. Este desafío fue el tema central que se abordó en la novena versión del espacio de conversación “Diálogos Economía del Futuro”, organizado por la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad del Desarrollo.

La actividad estuvo liderada por el Director del Instituto de Emprendimiento de la Universidad del Desarrollo y ex vicepresidente ejecutivo de Corfo, Hernán Cheyre.

En esta oportunidad, el encuentro congregó a expertos relacionadas con el tema, entre ellos, Claudio Muñoz, presidente de Telefónica Chile; Fernando Rojas, decano de la Facultad de Ingeniería de la UDD; Hernán Araneda, gerente del Centro de Desarrollo Humano de Fundación Chile; Ximena Concha, consultora; Osvaldo Andrade, abogado; Alfie Ulloa, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Productividad; Matías Lira, decano de la Facultad de Economía y Negocios UDD; José Miguel Benavente, académico de la UAI y asesor del BID; Daniel Contesse, vicerrector de innovación de la UDD; Pelayo Covarrubias, presidente de País Digital y director de Relaciones Institucionales de la UDD;  y Juan Manuel Santa Cruz; Director Nacional del SENCE.

Respecto al diagnóstico, se reconoce que el sistema educacional ha favorecido al sector científico-humanista y universitario, en desmedro de la enseñanza técnico-profesional. Dado lo anterior, es imprescindible invertir en un sistema de formación para el trabajo a nivel secundario y terciario, asegurando que provea las competencias requeridas por el mercado laboral, en concordancia con una estrategia de desarrollo nacional.

Según lo expuesto, la educación técnica superior es altamente rentable. De hecho, la carrera mediana técnico superior eleva el ingreso cerca de $300.000 al mes, por lo que su rentabilidad es del orden del 25% al año.

Otro de los temas analizados, fue el deficiente sistema de capacitación de la fuerza laboral y su escaso vínculo con las demandas del sector productivo. Lo que representa un desafío país, pues dado la matriz productiva actual, es mayor la urgencia de capacitación por la alta automatización a la que serán expuestas las industrias. Solo en 2016, cerca de 830.000 personas se capacitaron en sistema SENCE dentro de la Franquicia Tributaria, en programas cuya duración promedio es de 21 horas, midiéndose únicamente la asistencia.

El objetivo de estos encuentros es generar un espacio donde se discuten los aspectos más relevantes del futuro del país, en un ambiente de confianza, construyendo así -a través de distintas miradas- la agenda que necesita Chile.

Compartir