Columna Matías Lira: Desaceleración golpea al emprendimiento