Hernán Cheyre: Pésima señal