Harberger y el pago de Chile