Santiago sigue siendo la ciudad más cara para ejecutivos