Noticias

Instituto de Emprendimiento es parte de proyecto interuniversitario AMELIA

Con el objetivo de empoderar los emprendimientos locales, se realizó el lanzamiento de AMELIA, Apoyo a Mujeres Emprendedoras Líderes Innovadoras en Acción que se enmarca en un proyecto interuniversitario liderado por la Academia de Innovación de la UdeC y donde participa el Instituto de Emprendimiento UDD, además de las universidades del Bío-Bío, Santa María, Santo Tomás y la Católica de la Santísima Concepción.

El proyecto MUJERES: ¿CÓMO COMUNICAR PARA INNOVAR Y EMPRENDER?, cofinanciado por Corfo Biobío, busca aumentar la participación de mujeres en el ecosistema de innovación y emprendimiento de la Región del Biobío, para lo cual, a través de la creación del Programa AMELIA, se potenciará el perfil innovador y se capacitará en metodologías de innovación y emprendimiento a las emprendedoras y se visibilizarán nacional e internacionalmente sus emprendimientos durante 10 meses.

En el evento que se realizó en el Teatro Biobío el pasado miércoles 16 de octubre, las emprendedoras pudieron conocer más sobre el programa y escuchar las experiencias de mujeres que tuvieron una idea, un sueño y lo concretaron.

La directora del proyecto, Dra. Jacqueline Sepúlveda, de la Academia de Innovación UdeC, señaló que “si bien no existen diferencias entre hombres y mujeres con respecto a la valoración social del emprendimiento, al igual que la percepción de oportunidades, sí hay diferencias en torno a la percepción de atributos individuales para iniciar un negocio, donde las mujeres perciben menos capacidades y mayor miedo al fracaso que los hombres. En este sentido se requiere incentivar la toma de riesgos y desestigmatizar el fracaso en las mujeres, pero además es muy importante generar un ecosistema local que favorezca el emprendimiento, facilitando la conexión con los inversionistas y la ampliación de los mercados”.

La Seremi de la Mujer y Equidad de Género, Marissa Barro, quien también estuvo presente señaló que “el emprendimiento es muy valorado por las mujeres, ya que permite conciliar el trabajo con la familia. Sin embargo, al igual que en muchas otras instancias, el emprendimiento femenino también se ve enfrentado a distintas barreras y brechas como menor participación respecto a los hombres en etapas de emprendimiento inicial”.

El Programa Amelia contempla siete módulos, Media Training, Innovación, Innovación Social, Emprendimiento, Emprendimiento y Sustentabilidad, Neuromarketing, e Internacionalización, los cuales serán desarrollados por un equipo interdisciplinario, intersectorial e interuniversitario.

Tomás Serey, coordinador del Instituto de Emprendimiento de la UDD, explicó que “el proyecto Amelia busca ser un aporte para las mujeres del Biobío que se encuentran emprendiendo en negocios de base científica tecnológica, como también para aquellas que buscan llevar su idea a la realidad. La región se caracteriza por tener un ecosistema muy activo, por tanto invitamos a aprovechar las oportunidades que se están entregando, ya que las mujeres que participan del ecosistema tienen la posibilidad de construir redes con personas que van más avanzadas y que están dispuestas a apoyar”.

Para que los emprendimientos prosperen y logren despegar y traspasar el temido “valle de la muerte”, es necesario un ecosistema favorable. Ante esto, Macarena Vera, directora de Corfo Biobío comentó que “en la región se necesita hablar de innovación y para eso hay que hacer eventos como estos, donde se pueda conversar, escuchar experiencias, motivar e incentivar al otro a emprender a innovar.

Algunos datos de estudios

La participación de las mujeres en el desarrollo económico de los países cada vez es más relevante. Según estimaciones del Women Entrepreneurship Report del año 2016/2017, más de 163 millones de mujeres generaron negocios en 74 economías del mundo. En Chile, el año 2017, el 39,2% de los microemprendimientos eran liderados por mujeres y la tasa de participación en el mercado laboral alcanzó un 48,5%; por debajo de los países de la OCDE, que puede superar el 60%.

Por otra parte, el reporte Global Entrepreneurship Monitor, GEM, concluyó que el emprendimiento femenino en etapas iniciales en Chile, ha aumentado, especialmente en el emprendimiento por necesidad, sin embargo, un porcentaje mayoritario de estos emprendimientos, por diversas razones no logran consolidarse como empresaria o vencer el “valle de la muerte”.

Si bien no existen diferencias entre hombres y mujeres con respecto a la valoración social del emprendimiento, al igual que la percepción de oportunidades, si hay diferencias en torno a la percepción de atributos individuales para iniciar un negocio, donde las mujeres perciben menos capacidades y mayor miedo al fracaso que los hombres. En este sentido se requiere incentivar la toma de riesgos y desestigmatizar el fracaso en las mujeres pero además es muy importante generar un ecosistema local que favorezca el emprendimiento, facilitando la conexión con los inversionistas y la ampliación de los mercados.