Noticias

Erica Salvaj participó en encuentro con gerentes generales de las principales empresas de la Región del Biobío

La profesora e investigadora del Centro de Investigación de Empresa y Sociedad de la Universidad del Desarrollo, UDD, Erica Salvaj, formó parte del conversatorio “Entender y Conectar” que se realizó el 21 de noviembre pasado en el Instituto Regional de Administración de Empresas, IRADE, en Concepción.

En el encuentro, en el cual expusieron también el Doctor en Filosofía, Cristóbal Bellolio y el Doctor en Economía, Carlos Portales, se analizó el rol que juegan las empresas ante las demandas sociales y las habilidades gerenciales que se requieren hoy ante la crisis que está viviendo el país.

La investigadora inició su participación comentando que hace un mes, en ese mismo lugar, habló de los grandes desafíos del gobierno corporativo en Chile y entregó un contexto de lo que veía hasta ese minuto. “Una de las cosas que me llamaba la atención era la disminución en la cohesión y entendimiento entre los empresarios y líderes políticos. Y encontré que se estaba desdibujando el objetivo del crecimiento económico. Entonces, lo que planteé era que, si las empresas no empezaban hablar del impacto de las nuevas tecnologías, iban a tener un fuerte golpe en su legitimidad”, enfatizó.

Por lo mismo, quiso centrar su exposición en la gestión del poder y la influencia, uno de los cursos que imparte en la UDD, e invitó a los asistentes a ejercer ese poder y aprender a cómo ejecutarlo.

En ese contexto, declaró que “se hace relevante las habilidades políticas de los líderes. Como soy una persona optimista quiero decirles que los líderes políticos influyentes no nacen, se hacen. Y esto nos invita a que todos seamos mejores y que desarrollemos nuestras habilidades políticas”.

“El poder –recursos que todos controlamos, que otros necesitan y que dependen de ellos– es una energía potencial de poder influir en el comportamiento del otro y; la política es el poder en acción. O sea, usar el poder que todos tenemos y llevarlo a la construcción de una realidad”, agregó.

Al finalizar indicó que “el mundo empresarial ha tenido una posición muy de espectador en esta crisis social y lo que el país necesita es una visión más de líder. Alguien que piense en el bien común y que pueda construir algo distinto y superador. Pensemos en qué tipo de redes tenemos de personas –de clases más bajas- que nos podrían ayudar a construir una sociedad más horizontal y mejor”.

De acuerdo a una muestra realizada a más de 500 gerentes y ejecutivos que han pasado por su curso en Chile, las dos variables donde la gente sale peor evaluada es el poder de construir relaciones y la legitimidad. “Cuando hablamos de educación, por ejemplo, la gente dice que hay que educar a las clases más bajas, pero no. Hay que educar a las clases altas también porque quien está liderando hoy, fue educado para dar órdenes sin que lo cuestionaran. Tiene que aprender a dar instrucciones, a argumentar, a convencer desde lo racional, pero también desde lo emocional. Cómo voy a convencer a alguien que se apasione con mi idea, si me ve como una mala persona”, explicó.