Noticias

Informe UDD propone aumentar transitoriamente la meta de inflación del BC para estimular la economía

La Tercera

En medio de la crisis económica que está viviendo el país producto del coronavirus, comienzan a surgir ideas para reactivar de forma más rápida la economía y generar más empleos.

Una de ellas viene del académico de la Universidad del Desarrollo, Álvaro Donoso, quien plantea que el Banco Central (BC) aumente temporalmente (5 años) la meta de inflación comprometida de 3% (con un rango de 2% a 4%) a un rango de entre 4% y 6%, es decir, dos puntos porcentuales más.

El investigador del Centro de Investigación de Empresa y Sociedad (CIES) de la Facultad de Economía y Negocios de esa casa de estudios, indica que un aumento de 2% en la meta de inflación comprometida por los próximos 5 años, solo por las condiciones de equilibrio financiero que operan en nuestra economía, “llevaría a un aumento en el tipo de cambio nominal y real inmediato y significativo, lo que es un estímulo para la recuperación más rápida de la economía.

Y dice que “luego, en los próximos 5 años, ese mayor tipo de cambio real respecto del que habría existido sin este cambio de política monetaria, se iría deshaciendo, lo que es otro fuerte estímulo -una caída (o menor crecimiento) persistente en el tipo de cambio real- a la actividad económica”.

El documento plantea que un aumento en el tipo de cambio haría más competitivas las exportaciones, incrementando la actividad en esos sectores, a la vez que haría más barato, en términos relativos, los bienes no transables, aumentando la demanda interna por ellos, los que son intensivos en mano de obra.

De acuerdo con Donoso, esta política lograría agregar “motores” a la recuperación económica, la que hoy estaría siendo empujada casi en su totalidad por el gasto fiscal, cuando la deuda pública está aumentando a niveles excesivos.

Consultado sobre el espacio que tendría el instituto emisor para avanzar en una idea de este tipo, considerando que ya tiene la tasa en su “mínimo técnico” de 0,5%, el académico afirma que si el Banco Central tiene hoy la capacidad y credibilidad del mercado para mantener ancladas las expectativas a dos años en 3%, entonces también debería poder llevarla más arriba.

“Si no contase con instrumentos para subir la expectativa en 2% por año, entonces también estaría poco claro que puede mantenerla anclada en 3%, y estaríamos a merced de eventos fuera del control de la autoridad monetaria.

Pero creo que entre tasa de política monetaria, medidas monetarias menos convencionales y, por último, gestión cambiaria, el BC puede asegurar que se logran sus objetivos inflacionarios y así lo percibe hoy el mercado”, dice Donoso.

En este contexto, el documento de Donoso plantea que, adicional al efecto tipo de cambio buscado, la credibilidad e instrumentos disponibles para el BC permitiría, eventualmente, lograr una tasa inflacionaria más alta sin variaciones en la tasa de interés nominal, y por lo tanto con una tasa de interés real menor, lo que sería otro impulso para la economía.

“Además, como en este país hay bastante intermediación financiera denominada en pesos y no en UF, se reduciría algo el valor real del stock de deuda denominada en pesos, lo que aliviaría a deudores y ayudaría también a la recuperación”, dice el economista.

Respecto a si hay riesgos en plantear un cambio en la meta de inflación cuando se está ad portas de un proceso constituyente, donde se ha puesto foco por parte de la gran mayoría de los expertos respecto de mantener la autonomía del BC, Donoso dice que no, “al contrario, pues se trata de una propuesta técnica que, para su viabilidad, descansa en que el Banco Central tenga la credibilidad que, básicamente, deriva de su autonomía”.

Donoso sostiene que “la grave falta de oportunidades laborales mantenida por muchos años -por una fuerte inmigración desde 2016, cuando se había desacelerado la economía desde 2014-” explica lo explosivo de la crisis social vivida a partir de octubre de 2019.

“Lo que veo ahora es que en torno al tema constitucional se han exacerbado las expectativas de mejoramiento, mientras entre Covid, incertidumbre política y algunas propuestas extravagantes en el Congreso, todo lleva a menor inversión y creación de puestos de trabajo.

Para salir de una crisis creada por una falta creciente y prolongada de oportunidades laborales hay que concentrarse en crear empleo, por lo que es urgente pensar en motores adicionales al fiscal para movilizar la economía”, asegura.