Clases

NUEVOS NEGOCIOS: ¿Cuándo es el mejor momento para emprender?

La respuesta rápida es cuando estás estudiando o tienes 15 años de experiencia laboral, pero en definitiva, cualquier momento es bueno si aprendes más rápido que la competencia.

Clase de MBA - UDD publicada en El Mercurio

foto 13bajweb

Carlos Albornoz

Ph.D. FIU, EE.UU.

En California, donde están Google y Facebook, hay menos emprendedores porque los trabajos son atractivos y el costo de los ingenieros muy alto.

Negocio propio: ¿Por oportunidad o por necesidad?

Paul Reynolds, fundador del Global Entrepreneurship Monitor GEM, y quien fuera mi profesor en la Universidad Internacional de Florida, comenzó a encuestar emprendedores a comienzos de los ‘90. Su pregunta de investigación era quiénes son y por qué los individuos abandonan sus empleos para crear nuevos negocios.

foto_18-06-2017

La primera conclusión fue distinguir entre el emprendedor por necesidad y el emprendedor por oportunidad. El primero crea una empresa porque no tiene otra fuente de empleo. El segundo, deja su empleo para capturar una oportunidad que él piensa le traerá mejores condiciones laborales.
Al lanzarse a la creación de su propio negocio, el emprendedor por oportunidad busca flexibilidad de horario, autonomía para tomar decisiones, una misión organizacional que le haga sentido, y el reconocimiento de sus pares. Ganar dinero no es la principal causa que impulsa a emprender.
Pero, no todo el emprendimiento es bueno. El emprendedor por necesidad no elige emprender, lo hace porque no tiene alternativa. En aquellos países donde la tasa de desempleo es mayor y las condiciones laborales se deterioran, el número de personas tratando de emprender será mayor.
Con Ernesto Amorós, profesor del TEC de Monterrey, hemos analizado en detalle el stock de emprendedores en América Latina. En nuestro último estudio “The Multinational Analysis of Entrepreneurial Training”, publicado en Annals of Entrepreneurship Education 2016, demostramos que países latinoamericanos con mayores tasas de desempleo presentan más emprendimiento por necesidad.
Si analizamos los datos de Paul D. Reynolds (1997) en el libro “The Entrepreneurial Process”, veremos que cuando el mercado laboral mejora, el emprendimiento disminuye.
Esta relación entre empleo, emprendimiento por necesidad y por oportunidad, explica por qué las regiones menos emprendedoras de EE.UU. son California y Boston (Shane, 2007). En California encontramos empresas como Googley Amazon, compañías que dominan su industria y proveen condiciones laborales atractivas. Google y Amazon capturan y mantienen talento altamente capacitado ofreciendo excelentes condiciones laborales. En consecuencia, un trabajador de Google o Facebook tendrá menos incentivos para aventurarse a crear su propio negocio.
Una de las razones por las que las empresas quieren salir de California y Boston es porque los salarios de los ingenieros no han parado de subir la última década. Según Richard Florida y su libro “The Creative Class”, esos salarios no pararán de subir, elevando sostenidamente el costo de oportunidad de emprender.

MOMENTOS PROPICIOS
En mi opinión, existen dos momentos propicios para emprender. Mientras estás en la universidad y después de 15 años de experiencia laboral. El período universitario es propicio porque el costo de oportunidad de un estudiante es mucho más bajo que el de un profesional con 5 o 10 años de experiencia. Lo que dejas de ganar por dedicarte a emprender (en vez de emplearte) será cinco veces mayor si comparas tu tercer año de universidad con tu décimo año de vida laboral después de graduado.
Es cierto que las probabilidades de éxito de un emprendedor con experiencia laboral son más altas. Sin embargo, el mayor costo en recursos humanos que tenemos que asignar a un proyecto liderado por un profesional con 10 años de experiencia laboral implica una mayor exigencia de rentabilidad al proyecto.
Si te atreves a emprender mientras estás en la universidad, aunque hayas fallado en el intento, aprenderás que los planes no resultan, que hay que ser flexibles, que los costos fijos deben ser muy bajos y que hay que saltar al vacío solo cuando se vendan los primeros productos o se cierren los primeros contratos.
El segundo momento propicio para emprender es después de 15 años de experiencia laboral. Después de 15 años en el mercado laboral, los aumentos salariales son proporcionalmente menores que en la década anterior. Además un exempleado con década y media de experiencia tendrá redes, prestigio, información de calidad y acceso a financiamiento. Si estás en la segunda década de tu carrera laboral y vienes madurado la idea de emprender, tus probabilidades de éxito serán altas si planificas bien.

NO ES DIFÍCIL, PERO…
Levantar un negocio desde cero no es difícil si te abres a la posibilidad de aprender más rápido que tu competencia. La instalación de sistemas contables, el análisis de tu información comercial, los planes de márketing, la gestión financiera, las relaciones con los empleados, etc. Todo tiene un patrón común y lo puedes aprender con un kiosko de revistas en la secundaria o fabricando autos eléctricos.
Yo sugiero siempre aprender de la manera más barata posible. Sin bien la industria donde te vas a mover va a condicionar las variables más críticas del negocio, la lógica de producir, vender, cobrar a clientes y pagar a proveedores, será más o menos similar en cualquier nuevo negocio.
La carrera que corre un emprendedor por oportunidad es la de tener una organización de rutinas claras y una venta estable antes de quedarse sin dinero. El test de viabilidad que te van a pedir los inversionistas y/o potenciales socios son principalmente dos: (a) ventas creciendo a dos dígitos por año y (b) buenos sistemas contables.
Algunos pedirán también una sana estructura financiera. Es decir, que la empresa tenga una capacidad de pagar sus deudas en cuotas. Yo creo que si un emprendedor invita a un inversionista o socios es precisamente porque la salud financiera es frágil.
A pesar de las posibles discrepancias en el último punto, lo que todos coincidimos es que a una empresa sin sistemas contables robustos y confiables es imposible conseguirle inversionistas. Como también, una empresa que no proyecta una venta de crecimiento explosivo no será atractiva para nadie.
Ahora bien, buscar salvataje financiero entre inversionistas de riesgo no es juego de niños. Un VC (venture capitalist) te pedirá un 33% de rentabilidad anual. Es decir, si te presta $100 tendrás que devolver $200 al cabo de 3 años. Si tu proyecto no crece explosivamente al partir del tercer año, tendrás que pagar con tú parte de la propiedad del negocio.

Empresa en un día: Por ahora, déjelo para una próxima ocasión

Dependiendo del país, entre un 5% y un 10% de la población adulta es dueña de un negocio. Los que somos dueños de empresas sabemos que los negocios existen en un marco legal vigente y que nadie está por encima de la ley. Para comenzar un negocio en Chile hay que obtener documentos legales que habitualmente no están en los planes del emprendedor. La dimensión legal implica tiempo y dinero al emprendedor. A pesar de los esfuerzos de varios gobiernos por simplificar y abaratar estos trámites, no creo que se vean los frutos en ésta década.
No por falta de voluntad política, sino porque en el marco legal donde nos movemos interactúan abogados de bancos, tribunales, impuestos internos, municipalidades, proveedores, clientes y todos ellos tienen habitualmente criterios distintos de cómo interpretar la norma, ley o instructivo.
Al menos por los próximos 3 años, sugiero preguntar y planificar muy bien la dimensión tributaria y legal antes de emprender. Recuerde que los costos ocultos serán su principal dolor de cabeza. Por lo tanto, debe doblar los esfuerzos por planificar los gastos del primer año.
Constitución de la empresa, iniciación de actividades y patente comercial son los primeros trámites que tendrá que hacer para formalizar su negocio. La constitución de la empresa es una escritura que establece quienes son los dueños, el giro del negocio (a qué se va a dedicar), y el gobierno corporativo que tendrá. Una escritura pública es un documento legal, ante notario, que los que lo firman no lo podrán desconocer nunca más en sus vidas. Es para siempre.
Esto es muy importante porque en el futuro los bancos le van a pedir la escritura para todo, por ejemplo para saber quiénes pueden firmar los cheques de su empresa. Si la escritura es poco clara, será devuelta una y otra vez por el departamento jurídico del banco.

UNIVERSOS PARALELOS
En este sentido, los abogados viven en un mundo paralelo al nuestro y, aunque su ejecutivo tenga el crédito aprobado, el crédito no se cursará si hay observaciones legales. Me ha pasado, y no pocas veces. Como los sueldos de los trabajadores no pueden esperar, créame que un rechazo burocrático le traerá un mal rato.
El servicio “Tu Empresa en un Día”, del Ministerio de Economía, será útil para iniciar un negocio cuando el acuerdo societario no sufra modificaciones en el primer año. Si las tuviera, es probable que el abogado que modifique la escritura salga más caro que haber encargado la escritura al mismo abogado desde un comienzo.
La normativa de “Tu Empresa en un Día” aún no está bien integrada a todos los sistemas legales que conviven con el emprendedor. Por lo mismo, si su emprendimiento considera socios, o cree que algunos de los socios podría entrar o salir de la sociedad dentro de los dos primeros años, mejor cotice entre los abogados que le hayan recomendado y deje el sistema gratuito de empresas en un día para otra ocasión. Al menos esa ha sido mi experiencia.

Próximo domingo: Empresas Familiares

Compartir